la-leyenda-golf-023-02

Agua Verde es una comunidad rural con muchos años de haberse fundado. Se puede llegar por el camino que va a Puerto Chale, aprovechando una desviación a cinco kilómetros de distancia. En sus alrededores se producen frutas y hortalizas aprovechando la fertilidad del suelo y las lluvias que caen en la región.

Chava llevaba varios meses acondicionando un terreno para siembra, propiedad del Sr. Curry. Obligado por la premura del tiempo, él y otros compañeros trabajaban día y noche en el lote agrícola. Fue en una de esas noches, cerca de las 2am, cuando Chava vio la primera aparición. Un hermoso caballo negro subiendo lentamente por la brecha de un acantilado de 25 a 30 metros de alto.

Chava no podía creer lo que veía.  La pendiente del acantilado hacía imposible su escalada, sin embargo el caballo caminaba con aparente facilidad. El jinete del cuál solo se veía la espalda, se mantenía erguido y firmemente sujeto a su montura. Cuando el caballo y el jinete llegaron a la cima, desaparecieron.

Al día siguiente, Chava le platicó a Don Martín sobre la extraña aparición y éste le contestó: “Ah… sí, a ese jinete lo hemos visto muchas veces, pero siempre sube y nunca baja, así es que no sabemos de quien se trata.”

En otra ocasión, al caer la noche uno de los compañeros de Chava vio a una muchacha de unos quince años recorrer los alrededores del rancho hasta perderse en los árboles. Intrigados fueron hasta el lugar donde desapareció, pero por más que buscaron no la hallaron.

Debe ser la jovencita de blanco-, explicó el Sr. Cosío, varios la han correteado pero no han podido atraparla y siempre desaparece al llegar a la higuera. También se ha visto a un anciano de larga barba blanca sentado bajo la sombra de un guayabo, hasta que alguien pretende acercarse a él y entonces desaparece.

“De igual forma, aquí en casa sentimos la presencia de alguien que se da a conocer en forma de remolino de aire, golpeando las puertas y ventanas y tirando las cosas al suelo”. Finalmente Chava preguntó a Don Martín a qué se debían tantas apariciones en el lugar.

Don Martín explicó: “La única razón es la historia que cuentan los lugareños de la gente que vivió aquí hace muchos años. Según ellos, aquí está enterrado un tesoro, que provocó serios desacuerdos entre sus propietarios que terminaron matándose unos a otros.

Las apariciones han estado presentes en el rancho de Agua Verde desde hace más de 40 años. Se pueden ver los agujeros hechos por los buscadores de tesoros que esperan encontrar el tesoro maldito.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico