El Viejo y El Mar, La Expedición a Los Cabos

Martin Falklind es director y productor de cine sueco, cuya pasión por la pesca lo lleva a realizar películas con este tema desde muy joven, con el objetivo de concientizar al mundo sobre la importancia de preservar los océanos y la biodiversidad marina.

Uno de sus famosos documentales exalta la belleza de Los Cabos. Inspirado en el libro de Ernest Hemingway, ganador de un Premio Pulitzer en Ficción y Premio Nobel de Literatura, Martin se siente tentado a vivir el libro que leyó a los 14 años. Desde entonces, la idea de experimentar lo que el personaje principal sentía estaba siempre en su mente.

“La idea surgió en mí a los 14 años cuando leí El Viejo y El Mar. Independientemente del dinero, el Viejo era felizmente rico porque disfrutaba de la vida. Más tarde, comprendí la analogía del libro con la vida misma: la forma en que manejamos las cosas nos mantiene positivos.

Cuando era adolescente soñaba con atrapar un pez, como en el libro. Entonces, cada vez que iba a pescar me visualizaba como el Viejo, hasta que decidí cumplir mi aventura. Y tuve la loca idea de atrapar un marlín, no en un bote, sino en un kayak”.

Aunque la historia de Hemingway se desarrolla en Cuba, la población de marlín en esa zona, desafortunadamente, ha disminuido drásticamente en los últimos 50 años. Fue entonces, cuando Martin descubrió Los Cabos, también conocido como la capital mundial del marlín.

“Si me iba a sentar en un kayak y esperar a que un marlín picara el cebo, tenía que asegurarme de que hubiera marlín en la zona. Necesitaba constatarlo por mí mismo y así realicé el primer viaje a Los Cabos.

Mi esposa María, que desde el principio pensó que todo era una idea loca, me hizo prometer si salía al mar a pescar un marlín, simplemente no lo hiciera desde un kayak.

Le aseguré que no lo haría. En ese momento tenía la intención de mantener mi palabra”.

Una vez que llegó al destino, la naturaleza lo obligó a romper esa promesa. El deseo de cumplir su sueño lo hizo saltar al agua en un kayak, y así comienza la aventura. Para Martin esta fue una experiencia increíble cerca de la naturaleza. Él recuerda esto, como una aventura emocionante y aterradora a la vez, por la falta de preparación.

Pensando en la suerte que tenía, Martin puso una sardina en la línea y nuevamente la echó al agua. De repente, una sombra gigante llegó nadando directamente al bote, era una ballena jorobada. La ballena abrió la boca y se comió toda la escuela de sardinas, incluida la de Martin, que por supuesto cortó la línea.

“Todavía estaba recobrando el sentido cuando el capitán y mis amigos comenzaron una gran conmoción… una escuela de sardinas estaba a sólo tres metros bajo el barco y debajo de ellos, cuatro marlines nadando en círculos.”

“¡Ese día en el mar experimenté más aventura de la que había tenido en toda mi vida! Fue entonces cuando decidí hacerlo de nuevo, sólo que esta vez estaría preparado, y lo filmaría.”

Pasaron muchos años antes de que Martin pudiera terminar el proyecto. En el año 2009 regresó a Los Cabos sin cámaras, para practicar la pesca de captura y liberación sin lastimar a los peces. Para ello, contactó al Torneo de Pesca Billfish y aprendió más sobre el océano y la vida marina. Regresó a Suecia por otro año, para reunir patrocinadores de la película. Una vez que juntó los fondos necesarios, viajó con todo el equipo de filmación en 2010, lamentablemente, el fenómeno de La Niña había asolado la zona y durante todo el viaje no hubo un solo pez en el destino.

Sin dinero, sin peces para filmar y muy decepcionado, Martin piensa que su sueño había llegado a su fin. Entonces, al igual que en el libro, conoce a alguien dispuesto a ayudarlo.

“Conocí a Don Luis Bulnes, estando él enfermo en cama y me dijo: Martin me gusta tu proyecto, termina la película para mí, para mi familia y para Los Cabos. Con todos los gastos cubiertos por él en Los Cabos, me animé. Incluso, cuando uno piensa que la suerte se ha ido, hay personas dispuestas a ayudar. Cuando el equipo de rodaje oyó hablar de la oferta de Don Luis para el proyecto, se conmovieron tanto que decidieron concluir el proyecto sin cobrar.

Volvimos por cuarta vez a Los Cabos. ¡En esta ocasión la pesca fue fantástica! Capturamos y liberamos cuatro marlines y la película finalmente fue terminada y lanzada en el 2012. Aprendí que una gran historia debe tener conflictos, de lo contrario sería sólo una historia. La línea de fondo a lo largo del documental es cómo utilizar los recursos de manera sustentable. De hecho, esta fue una historia fantástica, digna de ver por el mundo y usar como modelo.”

El Viejo y el Mar: La Expedición fue exhibida en 2012 en Gothenburg, Suecia. En la premier el Rey Carl XVI Gustav de Suecia fue invitado y sorprendido agradablemente al aprender cómo Los Cabos se había transformado de un pequeño pueblo pesquero a un gran destino turístico al utilizar sosteniblemente los recursos del mar.

El Rey Carl XVI Gustav se inspiró para hacer lo mismo con respecto a la pesca comercial y deportiva de salmón en Suecia y decidió viajar con amigos cercanos para conocer el destino, lo cual hizo en el 2016.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario

Pin It on Pinterest