“Mientras te cruja la tripa todo está como debe de estar, mientras tengas que comer estás mejor, pero si te toca la suerte de tener alguien que te haga la comida sabrosa entonces sí, dale muchas gracias a Dios”. Decía el siempre sonriente Don Rogelio, quien era dueño de un pequeño restaurante a lado de
Continuar leyendo...