Basta una imagen captada desde el espacio para observar que la península de la California Mexicana es un hábitat particular en el planeta. La abundante vida marina alrededor de sus costas es avenida y cuna de especies migratorias, desde las aves que cruzan los cielos y descansan en sus esteros, hasta las ballenas, considerados los gigantes del mar, que cada temporada llegan a continuar con el ciclo de la vida.
Continuar leyendo...