Absorto en las tonalidades de la cerveza porque en aquel bar no había material más interesante a observar, por mi oreja derecha se deslizó aquella voz grave y pastosa ordenando una bebida. Era la misma voz que había seducido a quien sería luego su marido: “¿Sabes que no tienes que actuar conmigo Steve?… No tienes
Continuar leyendo...