Por aquellos años de 1700, en la Sierra de la Giganta, entre palmeras a orillas de un arroyo del Rancho San Javier, a 35 km de Loreto, se vivían acontecimientos que en la actualidad cuando hablamos del buen comer, no debemos olvidar. El padre Ugarte después de la misa, que celebraba y oían los indígenas,
Continuar leyendo...