Joyce Langridge

Valientes conquistadores han sido atraídos a Los Cabos durante años. Desafiados por los senderos de montaña, la hostilidad del desierto y la calidez del Mar de Cortés, se proponen dominar esta tierra y con ello ser inspiración para otros.

Joyce Langridge es una triatleta posicionada como la número 1 en el mundo (en el grupo femenino de 60 a 64 años) después de su primer lugar en Ironman Canadá en julio de 2016 que ganó por más de 25 minutos de diferencia. Cerró el 2016 entre el 1% de las mejores en el mundo en su grupo de edad de 522 mujeres. Ella encuentra en este destino un paraíso para entrenar.

Como madre de tiempo completo, Joyce inicia su carrera deportiva a la edad de 45 años, cuando sus hijos pueden asistir a sus actividades después de la escuela por su cuenta. Competir en su mejor nivel en cada carrera, es el reto que Joyce apasiona y entrena duro para lograrlo.

“Quise ser un modelo a seguir para mis hijos. Con el tiempo libre que ahora tenía, me dediqué a cuidar mi cuerpo. Completé varias carreras, luego medios maratones, volviéndose una pasión más y más adictiva. Había visto el Ironman por televisión en Canadá y un día decidí tomarlo como un reto personal.

Es una persona que se compromete totalmente con lo que emprende. Esta virtud la ayuda a conquistar uno de los mayores desafíos de su carrera, aprender a nadar a los 50 años.

“Definitivamente, nadar ha sido lo más difícil que he tenido que hacer, no por miedo, si no por desarrollar esta habilidad a mi edad. Creo que necesitamos más mujeres en el triatlón. Me gustaría ser un modelo para mujeres adultas. Mi primer Ironman completo fue a mis 45 años. ¡Comenzar algo nuevo es vigorizante!

“Admiro a mi familia por estar a mi lado. Mi entrenador Lisa Bentley, es una verdadera inspiración, fue diagnosticada con fibrosis quística a los 23 años y, aun así, ha ganado 11 veces Ironman.”

Como preparación para una competencia, Joyce se ejercita de cinco a seis días por semana. Su entrenamiento consiste en nadar tres veces por semana, una distancia de 9,000-10,000 metros. Dos veces con un grupo de nadadores y una vez por su cuenta.

 

Corre tres veces por semana largas distancias y repeticiones en intervalos, recorre en bicicleta distancias largas y cortas por semana.

“Correr deja sentimiento liberador, cruzar la meta es en sí una motivación y satisfacción personal. En mis primeras carreras, jamás pensé calificar para Kona. Fue hasta después de participar en unas cuantas carreras y de posicionarme en los primeros lugares, que consideré correr en Kona como un reto más”.

Joyce ha participado en varios maratones incluyendo Boston, Nueva York, Florida, Atenas y Tokio. Ha terminado nueve Ironman completos, en Penticton y Whistler, Canadá y dos completos en Los Cabos. Después de ocho intentos, Joyce logró clasificarse para competir en el Kona, Hawaii, Ironman, que completó en octubre

“Kona es el destino que todo atleta quiere correr, lo considero es el más difícil, se realiza en tierras negras volcánicas y senderos con lava, sin embargo, puedo decir que Los Cabos es mi destino favorito por el clima”.

“Lo mejor de Los Cabos es el clima, es siempre hermoso. Me encanta el calor y el paisaje es increíble, con montañas que se fusionan con el desierto y dunas que descubren un mar. ¡Es asombroso! Y la gente, es muy amable y alegre.”

En 2015 compitió y terminó la competencia Gran Fondo de 60 Kilómetros en Los Cabos y en la primavera de 2017 terminó el Triatlón de Distancia Olímpica de La Paz, llegando en primer lugar en su grupo de edad por 20 minutos.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario

Pin It on Pinterest