La Entrevista: Ignacio Félix Cota

“La historia es de vital importancia, sin la historia, no tenemos idea de quienes somos o de dónde venimos”

Nuestro propósito es rescatar el legado histórico de los “Soldados de Cuera” de la Expedición de Portolá, que en 1769 partieron de Loreto y establecieron la colonia española en la Alta California, fundando los presidios, misiones y poblados de San Diego, Los Ángeles, Santa Bárbara, Monterey y San Francisco.

Dos californios, Ignacio Félix Cota y Enrique Hambleton descendientes de estos “Soldados de Cuera” han tomado la iniciativa para coordinar en ambos países la colocación de placas conmemorativas que honren la memoria de estos hombres, que son los patriarcas de las principales y mas antiguas familias de las Californias, desde San José del Cabo, Baja California Sur hasta San Francisco, California.

Como un rompecabezas entre recuerdos y documentos históricos, la familia Cota reúne información sobre sus orígenes y antepasados. Descubren entonces en sus raíces, a los soldados de cuera, hombres con valores y empeño, quienes hicieron posible la expansión del Camino Real desde Loreto hasta la Alta California.

Ignacio Félix Cota nos comparte sobre el proyecto, “El rescate del legado histórico de los fundadores de las Californias” que ha trabajado en colaboración con Enrique Hambleton. Después de años de viajes siguiendo las huellas de la historia, hoy es una realidad.

“Todo esto empezó en Ensenada con la pasión de Olga Cota, mi madre, quien dedicó gran parte de su vida a la investigación genealógica de la familia Cota y sus parientes, Verdugo, Castro, Amador y otros, desde sus orígenes en Loreto, El Real de Santa Ana, hoy San Antonio, Todos Santos y La Paz, apoyándose en la Guía Familiar de la Baja California 1700-1900, la magnífica obra de Pablo L. Martínez.

Para mi sorpresa, mi madre me entregó sus archivos y me pidió continuar. Al tratar de cotejar la veracidad de este legajo y rompecabezas genealógico, observé con asombro que los principales antepasados de nuestra familia salieron a la luz como personajes históricos en las publicaciones de Harry W Crosby: Antigua California (1697-1768) y Gateway to Alta California (sobre la expedición a San Diego en 1769), donde menciona a Andrés de Cota y a Pablo Antonio de Cota como integrantes del destacamento del Real Presidio de Loreto en la Expedición de Portolá en 1769.”

Al leer los archivos, surge en Ignacio un sentimiento por recompensar a aquellos hombres valientes y esforzados. Los soldados de cuera, era un destacamento militar llamado así por su vestimenta de cuero que dedicaron sus vidas para avanzar en la conquista de las tierras agrestes de California. Abrieron brechas entre cardones y espinos para expandir el Camino Real desde Loreto hasta San Francisco, descubrieron la costa norte y fundaron San Diego. Dejaron un legado que la historia olvidó por años y ahora sus descendientes han logrado rescatar.

Ellos construyeron junto con los nativos Kumeyay y Chumash los primeros poblados de la Alta California. Muchas de estas familias se quedaron a colonizarla y otras regresaron a lo que hoy es la Baja California Sur, perdiendo contacto entre sí por las grandes distancias y los cambios políticos, en donde ante la independencia de México, esta colonia española quedó prácticamente abandonada hasta que finalmente en 1820-21 se establecen gobiernos mexicanos en ambas Californias, lo cual en el caso de la Alta California, duró sólo 27 años, ante la invasión de los Estados Unidos de América en 1846-1847 y el Tratado de Guadalupe, Hidalgo de 1848, sucesos históricos que finalmente dividieron ambas Californias y acabó con la comunicación y los lazos familiares entre las viejas familias de los antiguos californios y sus descendientes, hasta estos años, en donde estamos haciendo el esfuerzo de reunirlos y regresarles su legado, su historia y su dignidad.

Los soldados del Real Presidio de Loreto con gran riesgo y sacrificio escoltaron a Gaspar de Portolá y Junípero Serra para cumplir su misión. Desafortunadamente, es triste ver que los nombres de estos hombres no están incluidos o mencionados en los libros de historia. Con el nacimiento de naciones y fronteras, la única historia que sobrevive es la escrita por los misioneros.

Los soldados de cuera protegieron y ayudaron a los misioneros en las construcciones, expandieron el Camino Real hacia Alta California y juntos con Kummeyay y Chumash, formaron las comunidades de los primeros pueblos de la California Española. Al igual que la extensión del Camino Real que establecieron, los nombres de estas familias no deben ser olvidados.

Como en todos los proyectos, el rescate al legado histórico ha tenido obstáculos, uno de ellos por los recursos y tiempos de las agendas gubernamentales. Sin embargo, la iniciativa binacional ha sido posible con el apoyo del Archivo Histórico de Santa Bárbara, Fundación de Misiones de California, Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos, Centro Histórico de San Diego, Archivo Histórico Pablo L. Martínez en La Paz y Museo de Historia de Ensenada. Finalmente, con el apoyo de Don Javier Vallaure, Cónsul General de España en California y David Bolton de California Missions Foundation, se logró obtener del Archivo General de Simancas en España, las hojas de servicio militar a la corona española de estos soldados de cuera.

El proyecto consiste en colocar una serie de placas hechas de bronce en memoria de estos soldados en: La Paz, Loreto, Ensenada, San Diego, Santa Bárbara, Los Ángeles y San Francisco, destacadas ciudades del Camino Real.

El 16 de julio del 2017, gracias al apoyo de la Dra. Iris Engstrand y el San Diego Historical Center, en un evento presidido por dignatarios de España, California y México, logramos colocar la primera y más importante placa conmemorativa en la ciudad de San Diego, California, en el mismo sitio donde se fundó la primera misión y presidio, a la entrada del Museo Junípero Serra en Presidio Park, donde los nombres de estos grandes hombres permanecerán fundidos en bronce para la posteridad.

“Que quede asentado: Que estamos hoy aquí por ellos los soldados de cuera, para decir que no serán más olvidados. Que sus nombres permanecerán fundidos en bronce para la posteridad, en este sitio donde ellos fundaron la misión y el Real Presidio de San Diego de Alcalá.”

“Que quede asentado: Que sus hijos están todavía aquí, en ambos lados de la frontera, con amor y respeto para nuestras grandes naciones, orgullosos de ser auténticos californios y guardianes de su legado para las futuras generaciones.”

 

INICIATIVA BINACIONAL

“FUNDADORES DE LAS CALIFORNIAS”

¿Quiénes fueron los fundadores de las Californias, en aquel entonces, una provincia de la Nueva España del siglo XVIII?

En ambas Californias existe un consenso general de que fueron los misioneros quienes las fundaron, sin embargo, con excepción de las misiones jesuitas del sur de la península, la colonización del resto de las Californias fue concebida por una estrategia militar de la corona española iniciada con la Expedición de Portolá en 1769.

Antecedentes Históricos:

En el año de 1767, el Rey Carlos III, empodera a Don José de Gálvez como Visitador General, con el mandato real de expulsar a los jesuitas de las misiones de la Nueva España, substituyéndolos en la California por los frailes franciscanos y proceder de inmediato a organizar una expedición a la Alta California con la finalidad de establecer presidios y misiones como estrategia contra los avances de Rusia a dichos territorios, dando apoyo y protección a los galeones procedentes de las Filipinas de los ataques de piratas ingleses.

Para tal encomienda se designa a Don Gaspar de Portolá como Gobernador de la California y a Fray Junípero Serra, como Padre Presidente de las Misiones.

Estos soldados, lanceros de caballería, que escoltaron a Portolá y a Serra, partieron del Real Presidio de Loreto en 1769, abriendo con la ayuda de los nativos, la brecha que hoy es el Camino Real desde San Fernando Velicatá hasta San Diego, California, el cual fundaron el 19 de Julio de 1769.

Posteriormente, partieron hacia el norte de la Alta California donde en noviembre de 1769 descubrieron la Bahía de San Francisco, nunca antes avistada por Cabrillo o Vizcaíno en sus navegaciones exploratorias de California en los siglos anteriores.

Esta monumental hazaña resultó en la fundación de los presidios y misiones de la colonia española en la California del siglo XVIII; San Diego de Alcalá en 1769, San Carlos de Borromeo en Monterey en 1770, San Gabriel en Los Ángeles en 1771, San Luis Obispo en 1772 , Santa Bárbara en 1782, La Purísima Concepción hoy Lompac en 1787 y muchas otras más.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario