Misiones en Ruinas

Anthony Quartuccio

Las noches en Baja California, El Progreso

¡Las noches en Baja California son increíbles! Recuerdo aquel campamento entre cirios y cactus cardón. Recuerdo especialmente una larga caminata desde el “camper”, cerca de El Progreso, donde experimenté la vastedad del desierto sumergido en aquella soledad.

Altísimos cactus “cirio” con un extraño aspecto de otro mundo y los gigantes cardones sobresaliendo a la escasa vegetación mientras las desoladas y frías paredes del cañón marcan el horizonte.

La brisa, como suave murmullo, rompe con gentileza la quietud de la noche. Aquí predomina la asombrosa brillantez de las estrellas que casi parecen tocarse con las montañas.

La vía láctea se extiende como un encaje de polvo centelleante a través del oscuro cielo.

Yo sentí una reverente admiración por la obra maestra de Dios, en contemplación de la belleza de su creación. La paz invadió mi alma.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario