Un Relato del Escritorio de Laura G. Bueno

Compartir

La esencia humana de crear y apreciar toda forma de representación que asombra los sentidos es el reflejo de una palabra: Cultura. Cualquier manifestación del hombre, que realce los valores, forma las tradiciones y creencias de un pueblo, que perduran, trascienden y dan identidad a una civilización.

México como país tiene esas riquezas, creencias y pensamientos, en donde se fomenta el respeto a la igualdad y a las diferencias. Por eso los mexicanos somos un pueblo multicultural, con errores y aciertos, en la constante búsqueda de superación.

Creamos cultura con una sencilla pluma y unas hojas de papel, con un pincel en una caverna o en un lienzo, con el cincel y la piedra, con el barro, arcilla, vidrio y madera en manos del artesano, con la mímica y la actuación en el escenario de un teatro; con el sonido de las caracolas y el murmullo de las olas, con instrumentos musicales, con bailes y el folklore de los mariachis. Todo eso lo podemos apreciar en el arcoiris y prisma de colores que es México.

En el mundo de la música podemos citar nuestro Himno Nacional; el vals “Sobre las olas” de Juventino Rosas, que parece llevar el compás del oleaje, que baña las costas de nuestra península; el Huapango de Moncayo, con notas bellísimas de combinación prehispánica y folklore, así como la Marcha de Zacatecas. Escucharlas por medio de una orquesta sinfónica no tiene comparación. La creación de los trajes típicos de los 32 Estados de la República Mexicana describe con colores y dibujos a cada uno de estos lugares con los bailes de cada región y la música que les identifica.

En la pintura, podemos mostrar al mundo desde las pinturas rupestres hasta los muralistas: Rivera-Siqueiros-Orozco, que iluminan y ponen en colores a México. Los logros arquitectónicos son demostrados por arquitectos y constructores de pirámides, acueductos e iglesias, conventos, edificios, monumentos, museos, salas de arte, conciertos y teatro.

En las letras, nos representa el poeta Octavio Paz, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1990, así como muchos cronistas, cuentistas, novelistas e historiadores, que a través de los años han conservado el bagaje cultural de nuestro México.

Para conocer la historia de México y su cultura bastaría que observaras los billetes mexicanos que forman parte de nuestra herencia y que contienen a los personajes considerados héroes o artistas de México. Ahora nos enorgullecemos de que el bello ecosistema de Baja California Sur aparezca en el nuevo billete de denominación de 500 pesos en que el Banco de México determina poner a las ballenas que visitan el Estado en la temporada invernal.

En Baja California Sur, desde Guerrero Negro, con la blancura de las salinas; el verdor del oasis de San Ignacio; el árido café de sus desiertos; el color bermejo de su mar y azul profundo del océano; la mezcla de colores entre sus aguas y el desierto, forman una paleta multicolor, donde el artista pinta lienzos de amaneceres y atardeceres, con plenilunios y reflejos en sus aguas.

De ese abanico de colores, sabores, sonidos, olores y paisajes, Baja California Sur es un enorme receptáculo de ideas y creaciones tanto de mexicanos como de visitantes y migrantes de otras nacionalidades, que toman su inspiración para conformar una cultura que nos alimenta de valores y calidez humana. Desde siempre, nuestro territorio, a través de las culturas étnicas y la fusión de ideas universales, conforman un país donde el ingenio y la creatividad de su gente no tiene límites.

La península sudcaliforniana en particular, es un lugar visitado por representantes de la cultura que no solamente vienen de viaje de placer sino a interpretar su música, danza y arte. También existe una comunidad de artistas, músicos creativos, compositores, bailarines, escritores, escultores, pintores, entre otros, que han hecho de esta península su hogar.

Los festivales de jazz, danza, cine, obras de teatro, gastronomía unida con la música como el famoso Sabor a Cabo, forman parte de esta cultura entre dos mares, el Golfo de California y el Océano Pacífico.

Frutas, verduras, legumbres y demás alimentos que se utilizan en la cultura gastronómica, de todo el país y que, en Los Cabos, La Paz, Loreto, Comondú y Mulegé nos presentan suculentas mesas en casa y restaurantes. La comida, sin duda, representa una cultura, desde la elaboración de los platillos hasta su presentación.

Los Cabos es el lienzo que esperan a la pluma y al pincel, que lo iluminen y lo llenen de colores. Por eso, se abren galerías y exposiciones de artistas nacionales e internacionales, que buscan la tranquilidad y la inspiración de nuestros encantos naturales. Arquitectos e ingenieros se añaden a la creatividad del lugar, cuyas construcciones alegran la vista a habitantes y visitantes.

Por todo esto y mucho más, queremos que formes parte de nuestra cultura y tradiciones, aportando tus ideas, sentimientos y valores, pues formamos juntos un país en el que queremos vivir.

Compartir

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario