Pesca Deportiva en Los Cabos

Cristina Ortiz Manzo

Compartir

“Tal vez yo no debería ser pescador, pero para eso he nacido”.

El viejo y el marErnest Hemingway

El mes de junio del presente año dio inicio la ola de calor con cielos despejados y soleados en Baja California Sur (BCS), el mes también coincidió con un suceso triste para la pesca deportiva, el fallecimiento de Bob Bisbee quien fuera el pionero del torneo internacional Bisbee’s, Black & Blue, el cual desde 1982 ha venido dinamizando Los Cabos. Sin lugar a dudas, el legado de dicho personaje seguirá materializándose año con año, mientras la pesca deportiva continúa afianzándose como una de las actividades más importantes de la entidad, convendría por tanto hacer un breve recorrido histórico de la misma.

La pesca contemporánea en Los Cabos se podría ubicar a inicio del siglo XX, con la Compañía de Productos Marinos, S.A., cuyo socio mayoritario fue Carlos E. Berstein e inició sus operaciones en Cabo San Lucas (1925) en el barco Calmex; “su tripulación estaba integrada por pescadores japoneses, estadunidenses y europeos naturalizados en Estados Unidos (EE.UU). Los insumos para la producción se traían de San Diego, hacia donde también se enviaba el producto enlatado aun sin etiquetar, atún en aceite y salmuera” (González, 2002:487). Es sabido que un incendio en el área de máquinas, provocó el hundimiento en 1928 lo que aceleró la construcción de la nueva planta empacadora.

La empresa posteriormente fue comprada por Elías Pando, grupo dedicado al negocio de comestibles, vinos y conservas de pescado. Posteriormente, un nuevo escenario económico en BCS generó el cierre de la empresa en 1979, la liquidación de los empleados propició que estos consideraran a la pesca como una noble tradición que conservar, pero ahora con otros tintes.

A partir de ese momento algunos hoteleros fomentaron la pesca deportiva en sus negocios, como fue el caso de la familia Parr y Luis Bulnes, quienes fueron personajes importantes del despunte. También las familias de pescadores oriundas harían lo propio, convirtiendo a Los Cabos en un destino icónico en México. Cabe decir que el trayecto para que esto último se efectuara está lleno de historias de vida: como el empleado que en los setenta al cerrar la empacadora pensó cómo sostendría a su familia encontrando en la pesca deportiva una vía; o como aquel joven en los ochenta que poseía una panga, y en alguna de sus salidas fue abordado por un turista extranjero que le preguntó cuánto le cobraba por llevarlo a pescar.

Cabe decir que la pesca deportiva se puede practicar durante casi todo el año, sin embargo, entre julio a febrero es idónea. Brinda momentos memorables de todos aquellos pescadores que deseen obtener alguno de los premios importantes de torneos, o bien, pescar especímenes inolvidables de mas de 900 libras, también sentir la emoción por el chillido del carrete y la lucha posterior desde la silla de peleo con algún pez espada.

Pesca deportiva y Medio ambiente

Los cambios que últimamente ha sufrido el medio ambiente en el mundo son un tema de interés para dicha actividad. Por ello, hoy día se puede afirmar que en Los Cabos existe un compromiso entre los pescadores acreditados de pesca deportiva y el medio ambiente: por ejemplo, se procura que ahora las líneas y anzuelos sean biodegradables, y no se usa carnada artificial.

Acerca del futuro que se visualiza para la pesca deportiva, se puede decir que es prometedor, sobre todo si se practica con la entrega y la pasión que caracteriza a Los Cabos conocido como “La Capital Mundial del Marlín”, destino que ofrece una cálida bienvenida a quienes deseen experimentar tal experiencia

Compartir

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario