La Entrevista: Ed Hooton

Es increíble la magia de conocer a personas con talento, pero que además saben descubrir y animar a todo un equipo de socios y colaboradores. En Edward J. Hooton se percibe la gratitud por el camino recorrido y tiene presente a las personas que han sido influencia en su vida.

  • ¿Dónde naciste?

Nací en el estado de Oregón, me vine a vivir a México en 1982. En realidad, mi primer viaje a México fue en 1974. Vine a visitar a un amigo a Acapulco y pasamos cuatro meses manejando por todo el país, ahí me enamoré de México, y nunca lo puede sacar de mis pensamientos.

En 1982 hubo una gran recesión en Estados Unidos y justo tuve una oferta de trabajo en Mazatlán para trabajar en tiempo compartido, y pensé, bueno no estoy haciendo nada ahorita, no estoy casado; entonces pensé en cómo sería vivir en la playa, en el sol, sólo trabajando cuatro horas al día y poder disfrutar de las noches en Mazatlán. ¡Eso no era una mala idea! Nunca me imaginé que iba a hacer mi carrera aquí.

Desde entonces no he mirado atrás.

  • ¿Cuál es tu experiencia en el área de Bienes Raíces?

De hecho, cuando empecé a trabajar en tiempo compartido, tuve la fortuna de hacerlo con las personas pioneras. El tiempo compartido había empezado hace unos cuatro o cinco años atrás. Entonces, me di cuenta de que en realidad me gustaba el área de turismo, rápidamente fui subiendo de rango, empecé como vendedor, después gerente de ventas y de ahí a director de ventas, todo en un tiempo muy corto. Gracias a esto mi carrera despegó.

Unos pocos años después nos movimos de Mazatlán a Puerto Vallarta porque el turismo no era tan bueno y la recesión estaba muy mal en Estados Unidos, pero tenían buen turismo en Puerto Vallarta. El mismo grupo con el que trabajaba en Mazatlán, se asoció con un inversionista canadiense. Él construyó los condominios, nosotros los lanzamos al mercado y los vendimos.

Ahí empezó mi aventura.

  • ¿En qué momento te mudaste a Los Cabos?

Fungía como director de ventas en Villa Group, no era socio, pero éramos una empresa que compraba terrenos, diseñaba los edificios y los amueblaba. Fuimos los primeros en México en diseñar, construir y vender tiempo compartido, específicamente con cocina, servicios de limpieza, con todas las amenidades necesarias para estar de vacaciones. Me abrí paso en la compañía, de alguna forma llegué al “tope” con ellos.

Estaré por siempre agradecido con Fernando González, Luis María Torres, Owen Perry, y mi hermano Bob Kistner. Éramos un equipo fuerte, obviamente ellos continuaron y son exitosos. Entonces, el sueño de ser desarrollador creció en mí.

Ahorré algo de dinero y dimos un salto de fe. Tenía un amigo que conocí en Mazatlán y él se mudó a Los Cabos, vino a trabajar con Luis Coppola, su familia es una de las pioneras junto con otros apellidos importantes. En ese entonces, él me decía “¡Vente! ¡Tienes que ver este lugar!”.

Llegué a Los Cabos el 10 de abril de 1989 y me sorprendió. Hermosas playas, un pueblo pequeño. Era más una comunidad de pescadores. Una belleza natural. De alguna manera, sabía que este era el lugar donde necesitaba estar y me mudé a Cabo San Lucas.

En lugar de ser un empleado, me convertí en emprendedor.

  • ¿Qué significa para ti el trabajo en equipo?

Sé cuáles son mis talentos y en qué áreas necesito ayuda. Por tanto, me rodeo de personas que tienen fortalezas en áreas que yo no tengo para formar un equipo más fuerte y eficiente.

El trabajo en equipo significa involucrar a las personas, hacer que les guste el concepto y compartir un objetivo común. Encontrar el éxito en lo que sea que estés persiguiendo.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en este destino turístico?

Bueno, déjenme decir esto: la gente que vive en Los Cabos es maravillosa; son abiertos, quieren que sus hijos tengan la oportunidad de crecer, educarse y prepararse para la vida. Aparte el clima es espectacular 10 meses al año. El ambiente es muy acogedor para los estadounidenses.

Están realmente orientados al servicio. Los Cabos no es solo un destino de playa, campos de golf y demás atractivos, su principal valor es su gente.

  • ¿Qué te inspira?

Mis hijas. Las personas que trabajan para RED Group. Eso es realmente trabajo en equipo. Disfrutamos verlos crecer profesionalmente.

Queremos que las personas tengan una oportunidad si quieren aprovechar sus habilidades y después formar su propia empresa. Ese es el mayor cumplido para nosotros. Intentamos proporcionar el medio donde las personas tienen esta oportunidad de crecer.

  • ¿Cuál es tu frase favorita?

Si quieres ganar más, debes aprender más. Y, por supuesto, existe la regla de oro: trata a los demás como deseas que te traten, aunque suena obvio, lo seguiremos diciendo para que no haya malentendidos.

  • ¿Cómo ves a RED Group en los próximos años?

Bueno, ¿puedes decirme cuál será la nueva normalidad? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que, si queremos salir adelante, hay algunas cosas que deben convertirse en una norma para nosotros.

Creemos que hay una gran oportunidad aquí en Los Cabos para continuar creciendo y parte de eso es remodelar las casas para que sean más eficientes. El futuro es turismo sostenible, desarrollo sostenible. Tenemos una filosofía llamada “menos es más”. No me gustaría ver edificios altos o de alta densidad, eso destrozaría al destino.

Este ya no es un pueblo de pescadores; es un destino turístico completamente reconocido y personas de todo el mundo quieren venir aquí simplemente por el clima, la calidad de la comida, las playas, los campos de golf y tenemos 5 de los hoteles de lujo más importantes del mundo, pero no solo eso, tenemos miles de estadounidenses que están jubilados o tienen una segunda o tercera casa aquí en un ambiente seguro, y eso es ¡genial!

Para mí, esa es la parte satisfactoria de este negocio: hacer lo imposible. Sabes que lo imposible lleva tiempo. Nunca decimos “no” a lo imposible y esas cosas que llamamos “milagros”, bueno … simplemente tardan un poco más.

Si le preguntan a alguien que ha estado aquí durante 30 años o más, te dirán que los campos de golf literalmente cambiaron el destino. El primer campo de golf cambió de un pueblo de pescadores a un destino recreativo. Entonces Palmilla comenzó a convertirse en la marca más importante. Hoy lo llamo el “gran diamante”. Realmente es el gran diamante de Los Cabos. En Villa Group construimos los primeros spas, que también aportaron un aspecto completamente nuevo al turismo. En lugar de solo un destino para hombres, por la pesca y el golf, traían a su esposa y a sus familias con todos los beneficios en un hotel.

Añadir Comentario