El Cine, la voz y la imagen del mundo

Un Relato del escritorio de Laura G. Bueno

Baja California Sur con su calidad hospitalaria abre las puertas a los creadores del séptimo arte. Las olas del mar y sus playas, unos de sus tantos atractivos, son el escenario ideal para dar la bienvenida al festival de cine en una modalidad que los tiempos extraordinarios nos exigen.

En los últimos años, el prestigioso Festival ha mostrado al mundo la creatividad y trabajo de escritores, productores, artistas y personal que colaboran conjuntamente para difundir la cultura, la literatura, los temas actuales. Todo ello con el fin del entretenimiento y la creación de conciencia en los individuos.

La oportunidad que tiene el cine para crecer es tan grande como la cultura, pues abarca la literatura y los acontecimientos de interés público. El cine no tiene límites más que la propia creatividad humana. Si bien la literatura es gran fuente de aportación de la cinematografía, ambas se enriquecen mutuamente sin competir ya que cada una tiene su finalidad. Además, si pensamos en un mundo en donde la cifra de lectores está disminuyendo, el séptimo arte tiene aún más oportunidad ya que los espectadores gozamos de ver la imagen y la voz de un libro. ¡Así de nobles son la literatura y el cine!

El mundo actual nos exige una adaptación veloz a todos sus cambios. Debemos entender que las nuevas generaciones tienen otras maneras de aprender, no necesariamente las mismas del pasado, y el cine, como parte de la educación, tiene mucho terreno para explorar y desarrollar.

El lenguaje fílmico, ha sido rebajado en numerosas ocasiones, a mero imitador, lo cual no sería justo concluir ya que el cine tiene un lenguaje propio y aunque es inevitable su proximidad al literario, el cine se complementa con todas las artes, las letras, la música, el teatro, la danza y la tecnología.

Los hermanos Louis y Auguste Lumière, que revolucionaron la industria y el arte de la imagen con sus inventos sucesivos de la foto instantánea, las películas de cine y el autocromo en color (1895), estarían sorprendidos con los avances tecnológicos en materia cinematográfica. Ellos decían que «el cine es una invención sin ningún futuro», y lamentablemente se dedicaron a otros oficios. Aunque debemos reconocer su habilidad para desarrollar todos sus inventos.

La literatura y el cine van de la mano en el mundo de la cultura, influyendo en la vida de los hombres para mejorar.

Añadir Comentario