Malarrimo, ¿una leyenda urbana?

Por la mañana, partimos al siguiente punto. Edith nos había recomendado con su tío, Manuel Higuera Serrano, que vivía en Bahía Tortugas, él podría guiarnos para visitar Malarrimo. De repente no entendíamos por qué desviarnos hasta Bahía Tortugas para visitar Malarrimo, si Google Maps nos marcaba otro camino más cerca. Este viaje nos enseñó la importancia de escuchar a los guías locales, porque la tecnología no siempre tiene todas las respuestas.

El camino hacía Bahía Tortugas nos obsequió unas fotos perfectas para postal de la península, realmente de ensueño. Ese fue el primer regalo de la travesía. Al llegar, fue sencillo localizar la casa de Manuel, el tío de Edith, quien gentilmente nos esperaba para llevarnos a Malarrimo.

Entonces, emprendimos uno de los mejores recorridos que hemos hecho. Por un camino de terracería atravesamos, costeando, la sierra que custodia Varadero Malarrimo, una vasta extensión de mar. La zona es conocida por su flora única, incluido un tipo de cactus que era nuevo para nosotros. A pesar de que conducíamos vehículos 4×4, ambos se atoraron varias veces en el camino y, quienes manejaban, prefirieron ceder el lugar a quienes eran más diestros para el off road. La aventura estuvo al máximo, los caminos naturales tenían un grado alto de complejidad al estar conformados por arena y rocas, principalmente. Las formaciones rocosas de la zona son tan originales que nos detuvimos para fotografiarlas. Al observar con detenimiento, también encontramos coyotes en el camino.

Después de casi una hora de travesía llegamos a Malarrimo. La playa es amplia, con un hermoso color de arena y mar. Justo en una desembocadura, es donde se acumulan los objetos que viajan entre los océanos.

Malarrimo es famoso por las corrientes marinas que han varado objetos inimaginables, como algunos restos de artefactos de la Segunda Guerra Mundial. Manuel nos contó cómo en los años ‘60 a su papá le tocó avisar sobre un torpedo de prueba que varó allí. Eso es lo que habíamos leído y lo que nos llevó a manejar hacia este increíble lugar. Los pescadores la llamaron Malarrimo por la rareza y cantidad de objetos varados.

Campo Pesquero / Cooperativa La Purisima

Manuel fue el guía ideal para nosotros, conoce el Varadero Malarrimo, es parte de la cooperativa pesquera y, lo principal, es nativo orgulloso de Bahía Tortugas. En el camino nos contó que cuando buceó por primera vez, y fue testigo de las maravillas submarinas, supo que ése era su mundo. Así, practicó el buceo durante 28 años. Su pasión es el trabajo en el mar, la sustentabilidad y mostrar a los viajeros los tesoros que hay en esta región.

La zona del Pacífico Norte se caracteriza por el manejo responsable y conservación de los recursos. Las estrictas leyes de la comunidad y los esfuerzos cooperativos han sido fundamentales para mantener el orden y garantizar beneficios económicos justos tanto para los pescadores como para los administradores. Manuel nos explica que sus padres tomaron la mejor decisión: salvaguardar las especies para dejar un legado. Mediante la inversión en un sólido sistema de vigilancia, el área está efectivamente protegida. Cooperativa La Purísima, que está a punto de celebrar su 80 aniversario, cuenta con más de 90 socios y familias.

Durante el trayecto, nos detuvimos varias veces en sitios que era imposible no fotografiar. Hubiera sido imposible llegar a Malarrimo y, léanlo tal cual: no hay manera de visitar Malarrimo por cuenta propia, se necesita un guía.

Bahía Tortugas

Al regresar a Bahía Tortugas, la esposa de Manuel, Irma Villavicencio Murillo, nos esperaba en casa con unos tacos de pescado capeados, verduras y salsas deliciosas, todo preparado por ella. Entre animadas y divertidas pláticas sobre el recorrido y el cansancio del sol y la playa, comimos delicioso. Supimos que tienen tres hijos, y lo orgullosos que están de sus decisiones profesionales. Luego, nos preparamos para partir y continuar nuestro camino a Guerrero Negro.

Prometimos regresar a Bahía Tortugas para hacer un reportaje más a fondo sobre la forma de vida alrededor de la Cooperativa La Purísima compuesta por varios campos pesqueros, nos emocionó conocer lo bien integrados que están, nos hizo sentir orgullosos de su organización, son de verdad un enorme ejemplo.

Related articles

Un paraíso escondido

Más allá del paralelo 28 se encuentra Guerrero Negro...

Un poblado para la salinera más grande del mundo

Guerrero Negro: El nacimiento de un poblado "Black Warrior" es...
spot_imgspot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here