Un Oasis en medio del desierto

La ubicación en Pescadero está justo sobre la Carretera #1 a solo 45 minutos de Cabo San Lucas o de La Paz. El clima es templado, las noches estrelladas y la playa a solo 650m de distancia. El Perdido es un oasis que anima a los visitantes a meditar, soñar y reconectarse. Cuando esté listo para realizar actividades podrá practicar la pesca, surf y natación, tienes cuatro playas cercanas para elegir: Cerritos, San Pedrito, Las Palmas o Punta Lobos. Incluso quizá descubras un nuevo camino o una nueva playa privada.

¡El Perdido Desert Dream es un sitio accesiblemente exclusivo!

El Perdido te permite elegir tu tipo de escape. Puedes relajarte en la casa de huéspedes, alrededor de la piscina, en el jardín, o viajar al desierto en un ATV, que está incluido en la reservación. Otras opciones son disfrutar al máximo la playa o solo caminar hacia el centro ceremonial para meditar. También puedes elegir la privacidad que buscas sin tener que salir del jacal o, si lo prefieres, explorar los poblados cercanos y conectar con la naturaleza.

ÁREAS COMUNES:
• PISCINA
• JACUZZI
• FIREPIT
• ÁREA DE JUEGO
• CASA DE HUÉSPEDES
CON DELICATESSEN
• HUERTO BOHEMIO
• COCINA RÚSTICA
• CENTRO ESPIRITUAL

Jacales

Se realizó un estudio detallado antes de construir los siete jacales para definir los espacios en El Perdido. De esta manera, se aprovechan mejor las ventajas de las corrientes de aire y la posición del sol durante el transcurso del día. Algunas diferencias en el clima son: sentir la suave brisa, despertarte con los rayos del sol al amanecer y meditar en el crepúsculo. Los caminos de cemento blanco y los muros de tierra compactada funcionan como termostato común, la flora circundante de cactus y torotes endémicos de la zona te envuelve en la vida del desierto.

Los detalles arquitectónicos y de diseño de interiores de cada jacal son totalmente instagrameables.

¡PERFECTOS PARA UNA COLECCIÓN DE FOTOS!

Centro Espiritual

El Perdido es un lugar tan especial que se asignó un sitio ceremonial en la entrada. Trabajando con aromaterapia y las sombras naturales del sol, el centro espiritual es un espacio zen ideal para ceremonias o eventos personalizados.

Explore y conéctese con la comunidad local. Aventúrate en búsqueda de restaurantes locales y viva la hospitalidad experimental en un vehículo todoterreno y con mapa en mano. O bien, adquiere algunos productos orgánicos cultivados localmente para cocinar en su jacal. Incluso aprende sobre artesanías tradicionales como tejido, cerámica o pintura en el pueblo, conoce artistas locales y lleva un recuerdo especial a casa.

Nuevas experiencias como estas hacen que las personas que se hospeden aquí se sientan como parte de Baja California Sur. El objetivo es que El Perdido se integre a la comunidad y sea un detonante para la hospitalidad, en donde personas de todo el mundo tengan un lugar en el que puedan perderse para volverse a encontrar.

Los siete jacales que conforman El Perdido Desert Dream y millones de estrellas que aparecen todas las noches transforman algo ordinario en extraordinario.

Hace cuatro años, Polo Pérez y Devin Semler tuvieron un sueño, una visión de agregar una experiencia de aventura diferente a la oferta de hospitalidad en la región, una combinación entre los servicios de hotel y la propuesta de Airbnb.

“Anhelamos que El Perdido se convierta en una empresa modelo a seguir y en sintonía con las comunidades de la zona. Preservar la vegetación, trasplantar fauna solo si fuera necesario. Queremos ser parte de un desarrollo económico ordenado en la región. Venimos a aportar, no a restar ”.

¡Los invitamos a perderse o encontrarse en El Perdido!

Añadir Comentario