La Entrevista – La Recua

A lo largo de nuestras ediciones, La Entrevista nos ha permitido relacionarnos con personas que, al igual que nosotros, comparten un vínculo especial con la península. En esta ocasión, agradecemos a Miriam Jiménez, manager de comunicación y prensa del Festival Internacional de Cine de Los Cabos por ayudarnos a hacer posible esta entrevista con Darío Higuera Meza y Alejandro Rivas Sánchez quienes forman parte de la producción de La Recua: documental ganador de La Baja Inspira en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos 2021.

Las recuas eran cabalgatas realizadas por vaqueros de cuera montados en bestias de carga para transportar y comercializar productos regionales entre diferentes rancherías.

Darío Higuera Meza

Director y Actor

¿De dónde eres originario?

Soy originario de La Purísima. Nací un 21 de enero de 1949 en un rancho ubicado en Las Casitas.  Viví ahí con mis padres hasta los 10 años. Cuando pasó el ciclón de 1959 se llevó la casa, la huerta y la mayoría de los animales. Mi papá se fue a San Javier y luego nos mudamos a un rancho que se llama La Bajada. Después, a un rancho llamado El Pinol y he pasado mi vida cerca de ahí.

¿Qué es lo que recuerda de las tradiciones y oficios de su familia?

Mis padres fueron rancheros toda su vida. Cuando estábamos en El Pinol cuidábamos, pastoreábamos y ordeñábamos chivas, íbamos a conseguir leña, hacíamos queso y la rutina diaria de un rancho.

¿Cuál fue su inspiración para hacer La Recua?

Como siempre trabajé y viví en el campo, me relacioné con los arrieros de las recuas. Cuando tenía 14 años, cuando conocí a Chavalo Romero, él desde muy chico viajaba con su papá a La Paz porque tenían recuas. Me contaba las historias de cómo transportaban la mercancía, dónde se surtían y dónde la vendían. Desde entonces tuve la idea de hacer una recua.

Hace 30 años conocí a Trudi Angell. Una vez, estábamos con unos turistas y ella platicaba de los “aparejos” (monturas para carga), sobre quién los hacía, cómo eran y otros detalles relacionados con una recua. Como trabajábamos yendo a los pueblitos a traer trigo, maíz, fue entonces cuando ella me dijo que me ayudaría a documentar una recua. Así empezamos a trabajar.

“Estoy muy agradecido con la gente, con todos los van a ver la película y les gusta. Me siento contento y nunca pensé que la película llegaría tan lejos”.  

¿Tiene alguna frase que lo inspire?

“Que lindeza y de regular para arriba”.

¿Nos puede compartir algún recuerdo que tiene de la producción?  

Duró 3 años. Perdí la vista poco a poco durante el rodaje. Cuando iniciamos este recorrido miraba más o menos; batallaba para hacer algún tejido, pero cuando se terminó el recorrido de la grabación, había perdido la vista de un ojo completamente.  Aun así, estaba consciente de lo que me pasaba, ni modo, seguimos adelante. Estaba muy triste. Gracias a Dios tuve mucha suerte porque una señora que vio la película me donó la córnea mediante la fundación SEE International. El trasplante resultó exitoso.

“Es increíble que muchas personas aprecian de todo corazón ver La Recua. Es algo muy importante para los niños, para los grandes y toda la gente. Sé que les agarra el sentimiento al verla y lloran conmigo de todo corazón”.  

Dato curioso: Darío pudo ver por primera vez La Recua hasta después de su operación, en una función que se hizo en un cine de Los Cabos acompañado de familiares, amigos y personas cercanas.

Alejandro Rivas Sánchez

Productor Asociado

¿Cómo te diste cuenta de que te gustaba la fotografía?

Estudié psicología, pero dejé esa profesión para dedicarme a la fotografía. Me dediqué a la fotografía fija hasta que empecé a hacer video con cámaras y me di cuenta de que era mucho más atractivo comunicar lo que la gente decía por medio de una grabación de video.

¿Cómo te involucraste en La Recua?

Hice cortometrajes. Un día mi esposa Elizabeth Moreno me comentó: “fíjate que te habló Trudy Angell, codirectora de un documental porque quiere que le ayudemos a grabar una entrevista a Darío. Yo si quiero ir, porque Trudy siempre se ha dedicado al tema de los rancheros sudcalifornianos”. Aceptamos ir, y lo que comenzó como una entrevista, evolucionó a toda una producción.

¿Cómo fue la experiencia de ver el día a día de un ranchero sudcaliforniano?

Es algo intenso porque suceden muchas cosas en poco tiempo, no alcanzas a asimilarlo. Para hacer una buena toma, no solo es el paisaje o el encuadre bonito, sino también un contenido entretenido.

Creo que de la vista nace el amor y habitamos en un Estado donde los paisajes son fotogénicos, pero lo que más me llamó la atención, lo que me hizo sentir orgulloso de Baja California Sur y sentirme más como sudcaliforniano es su cultura escondida tan rica pero que si pones atención, está a flor de piel. Somos otro México, como decía el escritor Fernando Jordán.

¿Qué es lo que más te sorprende de cultura escondida?  

La manera en cómo te cuentan una historia, es tan rica en elementos, utilizan el impresionismo combinado con la ficción para platicar una anécdota y lo más curioso es que hacen referencia a varias historias. Se torna en una convivencia tan amena, alegre y llena de imágenes sobre lo que te están contando.

De los ranchos que visitaron, ¿cuáles te llamaron más la atención y por qué?

San Luis Gonzaga por su historia. Según los relatos en el libro Noticias de la Península Americana de California, el jesuita misionero Johann Jakob Baegert no observó la tierra que apreciaban los nativos. Nosotros pudimos documentar en la película parte de lo que apreciaban. Los rancheros sacaban de su casa tesoros como espuelas de plata de la revolución, un chaleco de unos de los niños que habitaba en esa casa; realmente le dan el aprecio y el valor que merece a todo lo que ellos hacen con las manos y a todos los objetos que ilustra la historia de quienes les precedieron.

“La hospitalidad del ranchero sudcaliforniano cambió mi manera de ser. Cuando llegas te abren las puertas, te expresan con naturalidad quienes son, dejándote con las manos llenas y no puedes irte sin aportar algo. No tanto en objetos, sino en experiencias”.  

spot_imgspot_img

Related articles

Templo de Calor: encuentra bienestar en Zadún, a Ritz Carlton Reserve Los Cabos

Sus instalaciones están enfocadas en el bienestar, donde equilibrarás...

El quehacer en Loreto

Loreto está en el corazón de Baja California Sur,...

Calidad desde Puerto Vallarta hasta Los Cabos 

Desde 1983 hasta la actualidad, Cristalería del Pacífico se...

La Entrevista: Rafael Aragonés

Grupo Habitat desarrolla en el 2015 un edificio que...

Jornada Unidos de Corazón

Durante 8 años consecutivos, las fundaciones Ayuda a Corazón...
spot_imgspot_img

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here