Tierra Perfumada: Baja California Sur

Dr. José Martín Olmos Ceseña

Un lugar de inspiración para artistas plásticos y arquitectos.

Todo artista tiene una fuente diferente de inspiración, seguramente la más común es la pasión por expresarse. Una experiencia, una emoción, un paisaje o una visión promueve acciones creativas.

El desierto, la montaña y el mar en Baja California Sur fueron inspiración para los primeros pobladores de la península. Los primeros artistas plásticos dejaron un impactante legado de arte rupestre: pintura y petroglifos. A la llegada de la conquista espiritual el arte plástico continuó e iniciaron las primeras obras arquitectónicas: los recintos misionales.

Cientos de años después de los primeros habitantes, esas reminiscencias son musas para la creatividad de artistas que están dedicados no solo a capturar la realidad que brinda la naturaleza, sino también aquellos trabajos históricos diseminados por el sur de California.

Tres de las áreas más famosas para pinturas rupestres son Palmarito, San Borjita y San Francisquito (al norte de la península). Las maravillosas pinturas y grabados en las rocas, como los animales marinos, los cactus, los humanos y otras manifestaciones, ciertamente estimularán tu imaginación.

 

El camino a lo largo de la península conecta varios pueblos y ciudades donde podemos encontrar majestuosas obras arquitectónicas como la misión de San Francisco Javier en Loreto, La Purísima en Mulegé, San Luis Gonzaga en Comondú, Nuestra Señora del Pilar en La Paz y Nuestra Señora del Pilar de Todos Santos.

Estos edificios ancestrales han conservado características importantes como son: el atrio, la nave principal, el claustro y las capillas, entre otros elementos. Además, tienen obras pluviales como canales y presas en San Francisco Javier, a unos 32km de Loreto.

La carretera transpeninsular, por sí misma, es una obra que siguió parte del trazado Camino Real de las Misiones, fruto de la comisión evangelizadora de los jesuitas, franciscanos y dominicos, planeado para mantener comunicados a los centros misionales. Esta ruta conduce a templos, pueblos, ranchos y a los parajes desérticos de esta tierra perfumada.

Cuando los conquistadores llegaron a Baja California Sur, sin duda quedaron intrigados por esta tierra recóndita. No dudaron en utilizar los caminos y senderos, acompañados por el silencio y la vegetación desértica, y, sobre todo, los grandes misterios que rodean a esta patria chica, como lo describió Don Jesús Castro Agúndez.

Un amanecer o atardecer es una obra de arte, resaltada por impresionantes nubes rojizas. Una puesta de sol en la hermosa ciudad de La Paz o alboradas en San José del Cabo o Cabo San Lucas dejan apreciar en el horizonte el salir del sol y el cruce de los pescadores, la espuma de las olas del mar, el vuelo de los pelicanos o el romper de las olas en el arco del final de la tierra.

Baja California Sur está llena de misticismo. El paisaje montañoso y majestuoso permanece rodeado por el mar, perfumado por el sol del desierto y vigilado por el cardón, el eterno custodio.

La tierra perfumada de sudcalifornia es tierra de encanto e imaginación.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario