Misiones en Ruinas

Anthony Quartuccio

Compartir

Ruinas de San Miguel 1788

Las primeras ruinas que dibujé fueron estas de la Misión de San Miguel, no muy lejos de Ensenada en el Océano Pacífico.

De la misión original. Cerca del valle de la Misión, se encuentra una comunidad de campesinos rodeados por un elevado acantilado. Solamente una sección permanece de pie, cubierta por un techado de palma que la protege de los elementos. Esta misión fue fundada por el padre dominico Luis Sales en 1788.

Misión Santo Tomas de Aquino 1791-1849

Descendiendo por un camino en espiral se encuentra el Valle de Santo Tomás, ahí llegamos a una fértil área de viñedos y granjas donde una vez fuera la próspera misión. Las recientes lluvias de otoño cubrían completamente el valle con una lustrosa alfombra de fina hierba verde.

Estuve admirando un sereno amanecer, había una claridad brillante donde la vista no tenía fin hasta el lejano horizonte, como nunca lo había visto.

Encontré las ruinas de la Misión Santo Tomás en tierras bajas en el valle del mismo nombre, no lejos de “El Palomar Trailer Park”.

Me entristeció ver los pocos vestigios de unos muros de adobe, desintegrándose como modelo de arcilla.

La misión de Santo Tomás de Aquino fue fundada por el padre dominico José Loriente en julio de 1791.

Atrajo mi atención algo que daba la impresión de esforzarse para mantenerse de pie y resistir la erosión. Rodeadas de altas palmas, estas ruinas hablaban por si solas del pasado, retando a los elementos con dignidad, como diciendo “todavía sigo aquí”.

Como sea, las lluvias continúan deteriorando estas viejas paredes y es cuestión de tiempo para que la misión desaparezca por completo, porque después será solo un recuerdo.

Compartir

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario