Viajando: Travesía entre dos mares

Compartir

El interés en viajar por razones ecológicas y de sostenibilidad está en aumento. De hecho, es casi inconcebible en estos días hablar de turismo insostenible. Incluso las actividades que pueden parecer perjudiciales ahora se practican dentro de un marco de regulaciones y son cada vez más sofisticadas y cuidadosamente supervisadas para no perturbar los equilibrios ambientales. La pesca y la caza deportiva son buenos ejemplos.

En los últimos años, hemos sido testigos de cómo se ha aumentado la conciencia sobre el cambio climático en todos los niveles del mundo, no solo por las obvias consecuencias de las inundaciones, desaparición de glaciares, huracanes, tornados y otros fenómenos naturales, que, si bien han existido desde siempre, la gravedad y magnitud han excedido lo imaginable; al mismo tiempo, porque sería imperdonable seguir alterando de manera irresponsable lo que solamente nos ha sido prestado.

En el marco del festival de cine Sundance en 2006, Al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos, exhibió el documental “Una verdad incómoda” que sacudió las conciencias. Sin embargo, a veces parece que el hombre es desmemoriado porque se han requerido esfuerzos posteriores muy importantes para reforzar esos datos presentados. Como indica su título, el contenido fue un preludio de lo que está sucediendo hoy.

El seguimiento natural tenía que ser “una verdad muy incómoda”, precisamente por la necesidad de continuar con la conciencia del calentamiento global y apoyar el uso de energía renovable.

Y ahí es donde debe dirigirse el turismo. Para reducir el efecto invernadero y entrar en conciencia de un mundo mejor al elegir actividades y en consecuencia el lugar donde se decidirá visitar.

Baja California Sur apoya incondicionalmente el esfuerzo por evitar actividades económicas que no son compatibles con el turismo sostenible.

No hay esfuerzo, por pequeño que sea, que no sea digno de ser considerado. Es precisamente la suma de todos lo que ha puesto a Baja California Sur ante los ojos del mundo y de grandes capitales que por lo mismo han tomado la decisión de invertir en hoteles, restaurantes y servicios de clase mundial. Nunca como ahora el crecimiento inmobiliario en esta materia ha mostrado las cifras que lo avalan. Pronto proporcionará una ventaja competitiva a gran escala.

Pequeñas acciones de alto impacto, como la eliminación de artículos de un solo uso, son solo el comienzo de un interés genuino en revertir los efectos negativos del calentamiento global.

El agua es una sustancia vital. Cuanto más escasa se vuelve, más se aprecia. Baja California Sur tiene un clima semidesértico y no podemos permitirnos subestimar el valor de este elemento. Todas nuestras actividades dependen del agua. Por lo tanto, nos ocupamos del suministro y apreciamos la lluvia que mantiene los pozos acuíferos.

Monitoreamos el desarrollo de nuestra infraestructura, siempre en busca de alternativas y financiamiento. Sancionamos la contaminación y trabajamos arduamente para desarrollar nuevas ideas y comprender los procesos hidráulicos necesarios para restaurar las reservas.

Baja California Sur es un Estado con conciencia ecológica y un claro enfoque turístico.

Compartir

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario

WhatsApp chat