El cine nos transporta y nos hace sentir las emociones junto con los personajes de las cintas. Muchos nos imaginamos la escena de amigos que después de largo tiempo se encuentra en un rústico café, o bien, la romántica cena en pareja donde la dama se hace notar con un vestido escotado y el caballero roba suspiros con su traje y corbata.

Si bien la comida ha logrado captar la atención de las cámaras de tal modo que en la actualidad es la protagonista de series e inclusive películas, el ambiente de un restaurante es la clave para convertir una escena secundaria en una icónica.

El entorno de Toro Latin Kitchen & Bar te sorprende desde el momento que pisas el primer escalón de la entrada. Rodeado de vegetación desértica y tenuemente iluminado da la impresión de ser un set de filmación, donde el artista principal eres tú.

Con un cálido recibimiento, el personal te conduce a la mesa reservada, la velada está preparada para ser recordada de por vida. La sincronía de tiempos perfecta entre un cóctel, la entrada, el plato fuerte y el postre es orquestada como si alguien detrás de cámaras dirigiera la escena.

Y entonces el arte gastronómico te cautiva, tal cual han hecho algunos platillos en escenas de películas, como las codornices en pétalos de rosa (Como agua para Chocolate, 1992) o el ratatouille (Ratatouille, 2007). Esos momentos que se graban en la memoria del paladar y que a la vez nos hacen envidiar estar ahí.

No cabe duda que alrededor de una mesa suceden momentos inesperados e inspiradores. En Toro Latin Kitchen & Bar podrás vivir un recorrido de sabores latinoamericanos que capturen tus sentidos.

¡Toro es la locación ideal para una experiencia de película!

Añadir Comentario