Es diverso lo que vara y se acumula al pie de las dunas altas que el viento noroeste y las corrientes han formado tras milenios de empuje incesante: maderamen de naufragios, botellas, plásticos de mil formas, pero sobre todo madera en tablas talladas o toscos troncos de pino que han viajado durante meses cruzando el océano desde el mar de Japón, o costeando el continente desde la Alta California.
Continuar leyendo...