La Entrevista: Paola Compeán Linage

Desde que tengo uso de razón, mi padre me repetía la frase: “recuerda, cada cabeza es un mundo”. Siempre me impulsó a ser la mejor versión de mí misma. Él era fuerte, determinado y amoroso. Mi madre ha sido ejemplo de bondad, generosidad, fortaleza, y resiliencia. Todo esto me quedó impregnado. Desde niña me cuestionaba todo. Cuando llegué a la adolescencia, pasé mucho tiempo observando el comportamiento de otras personas, así como el mío. Esas ganas de indagar me llevaron a estudiar primero psicología y la especialidad en relaciones de pareja. También desarrollé una pasión por la comunicación y así fue como me enfoqué en el ámbito de la educación.

Soy Paola, estoy en el camino del autoconocimiento, la educación y el servicio desde hace más de 30 años. Trabajo en el Colegio Amaranto con un equipo de maravillosos seres humanos. Nuestra prioridad es el bienestar de cada personita y cada familia que pasa por nuestro colegio.

La educación empieza desde el momento en que nacemos. La familia es nuestro primer contacto con el mundo y después continúa la educación en el exterior del núcleo familiar. Aprendemos de cada experiencia y de cada persona con la que se tiene contacto. Todo esto influye en nuestra percepción del mundo.

La familia es el núcleo de la sociedad. Para Paola lo más importante son sus hijos y su esposo, quien desde hace 34 años ha sido su gran apoyo y compañero de vida.

Su mundo es un mundo de servicio y de aprendizaje. Por eso, durante esta crisis mundial, Paola y su equipo de trabajo en el Colegio Amaranto —o como mejor se refiere a él “el motor de su existencia”— trabajaron para encontrar nuevas formas de conectar con los pequeños. Los factores determinantes son y siempre serán el contacto, el amor y el acercamiento personal a cada vida. Esto, los ha llevado a aprender, asimilar y adaptarse a los nuevos procesos con éxito a pesar de los desafíos que han enfrentado.

¿Cómo se mantiene positiva ante la adversidad? Paola es alguien que recurre a la gratitud. “El autoconocimiento me conecta con la humildad, abro mi corazón y comprendo, acepto y comparto. Tomo acción, me levanto cada vez con más lecciones aprehendidas. Agradezco”.

Cada persona hacemos lo mejor que podemos en la situación en la que estamos. Adiós a los juicios. La clave del bienestar está en el interior. La felicidad es un estado de ánimo, una decisión, una disciplina. Lograr la congruencia, ese es el gran reto.

Evidentemente, Paola es una mujer fuerte, generosa y decidida. Confía no solo en sí misma y en los demás, sino sobre todo en la vida. Todo tiene un para qué y no hay lugar para emitir juicios. Respeta cada historia.

Añadir Comentario