Mi Responsabilidad en la Sustentabilidad

Joaquin Précoma Valle

La revista Forbes eligió a Cabo San Lucas (Los Cabos, Baja California Sur) como uno de los mejores 20 destinos para viajar en 2020.  Han reconocido no sólo las impresionantes vistas al mar y puestas de sol, sino también las actividades de primer nivel como los campos de golf, la pesca y la oferta gastronómica. El esfuerzo compartido de la población, inversionistas y gobierno durante la última década ha sido reconocido internacionalmente de forma cuantitativa por el número de hoteles o restaurantes que tenemos, y en la calidad y la calidez que nos destaca como el más pujante destino turístico del país.

Un reconocimiento de tal magnitud representa retos en los que tendremos que trabajar residentes actuales y futuros, incluido el número de turistas que nos visitan año con año. Debemos concentrarnos no sólo en mantener la belleza —lo que ya es una tarea titánica—sino mantener el delicado equilibrio de los elementos que comprenden la sustentabilidad para que más allá de conservarlos, podamos ser el primer lugar en los destinos por visitar en los próximos años.

Posiblemente en el rubro en el que tenemos cubierto el trabajo, es el medio ambiente. Numerosas asociaciones civiles, población en general y el sector público trabajan constantemente en reducir la huella que dejamos en el destino, principalmente mediante labores comunitarias y campañas de concientización.

Mediante la reforma de la Ley de Equilibrio Ecológico del Estado, Baja California Sur se convirtió en el primer Estado de la república en prohibir el uso de bolsas plásticas, contenedores de poliestireno expandido o unicel, popotes plásticos y en general contenedores desechables de un uso. Este fue un gran logro que beneficiará al Estado y nos puso, una vez más, en los titulares internacionales.

Nuestro compromiso debe ir más allá, no queda duda, empezando por ser conscientes y responsables de nuestros desechos para evitar que en tiempos de lluvias y huracanes terminen en el mar; para que nuestras aguas negras reciban el tratamiento adecuado y podamos alimentar eficientemente los mantos acuíferos, sembrando árboles principalmente en espacios públicos y vialidades para hacer más fácil caminar en ellas y alentar el uso de medios no contaminantes de transporte como la bicicleta. Uniendo esfuerzos podemos obtener resultados maravillosos.

Los temas más complicados de la sustentabilidad son el social y el económico, porque se nos dificulta comprender la manera en cómo nuestros actos individuales pueden afectar a todo un sistema ya establecido. Podemos empezar por pasos pequeños como comprar nuestros alimentos y perecederos en tiendas locales, favoreciendo a los pequeños productores y eliminando el mayor número de intermediarios en el proceso de adquisición; contratar personal local en lugar de importar mano de obra, brindándoles la protección social que les corresponde por ley lo que reducirá paulatinamente los asentamientos irregulares, pues podrán adquirir una vivienda digna, aumentando la profesionalización de la población, de esta manera, ellos y sus familias tendrán posibilidades de terminar la escuela, reduciendo significativamente cualquier acto de violencia e ilegalidad al tener los medios económicos necesarios para tener una vida digna.

La manera como el gobierno puede mantener los servicios e infraestructura funcionando es mediante las contribuciones de toda la población, como el pago del impuesto predial para los que adquirimos propiedades, además de unirnos al padrón de contribuyentes conforme lo indican las leyes nacionales.

El uso de empresas, plataformas y aplicaciones para la renta de nuestros inmuebles nos pueden generar ingresos atractivos, solo debemos ser conscientes en cómo las administramos y cómo podemos beneficiarnos todos como destino de estas actividades; el pago de impuestos sobre las rentas, la generación de empleos y el registro de nuestros vehículos para obtener placas locales, hacen que la ciudad funcione y mejore día a día.

Los Cabos y en general todo nuestro Estado, es un lugar maravilloso para vivir. El estilo, la calidad y el nivel de vida que nos ofrece supera estadística y cualitativamente la media nacional, con una gran cantidad de miembros extranjeros, y seguramente también la internacional. Hoy lanzo una invitación a todos los que formamos parte de esta comunidad, sin importar el tiempo que hemos vivido aquí, nuestra nacionalidad o los días que como turistas pisaremos esta tierra: seamos responsables y conscientes del lugar que amamos. La única forma de conservar Los Cabos es una tarea conjunta donde todos aportamos un granito de arena.

Añadir Comentario

1 comentario