Compartir

Cuando se conjuga la exótica belleza del océano, el desierto y las montañas con la creatividad arquitectónica y servicio de clase mundial, nace Los Cabos.

Es difícil imaginar que por siglos permaneció esta parte de la península prácticamente intacta debido a la distancia con el centro del país. En las construcciones de finales del siglo XIX, encontramos que la arquitectura de la zona tiene una marcada influencia francesa que continuó hasta mediados del siglo XX. La mayoría de estas estructuras fueron modificadas o desaparecieron.

Los primeros hoteles se construyeron a base de inversión extranjera y tuvieron influencia del estilo californiano propio de la época en los años cincuenta. Se caracterizaban por gruesas paredes de adobe o ladrillo pintadas de blanco, con marcos de ventanas y puertas de madera, tejas de barro rojo y naranja, pisos de cerámica de diversas formas, con espacios amplios en terrazas, techos altos y como adornos, coloridos motivos religiosos.

Con el paso del tiempo y la necesidad de renovar las infraestructuras originales, se hicieron remodelaciones en las cuales solamente se conservaron los detalles más representativos. Como resultado, Los Cabos se mantenía en la cima y atraía una lista exclusiva de celebridades que viajaban a este destino para tomar un descanso, pescar o quizá solo escapar de la cotidianidad.

El turismo propició que grandes capitales e inclusive, el gobierno mexicano a través del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, FONATUR, desarrollaran en Baja California Sur en el año de 1976 dos centros integralmente planeados; Los Cabos que abarca los poblados de San José del Cabo y Cabo San Lucas, conectados entre sí a través de un espectacular Corredor Turístico de 33 kilómetros de longitud en una ubicación privilegiada con vistas al mar durante todo el trayecto.

Y Loreto con un magnífico potencial turístico por su riqueza histórica, la belleza de sus playas y las montañas. Es un poblado ubicado en el centro de la península, bañado por el Mar de Cortés conocido también como Acuario del Mundo, nombrado así por el explorador e investigador Jacques Cousteau, debido a la gran variedad de especies marinas que lo habitan. Tiene un Corredor Turístico compuesto por el tradicional pueblo de Loreto, la zona turística de Nopoló y la Marina de Puerto Escondido. La belleza de sus escenarios naturales combina mar, desierto y montaña creando una muralla natural conformada por la Sierra de la Giganta. Forma parte de la mayor reserva ecológica marina del país: el Parque Nacional Bahía de Loreto.

Sin embargo, en Los Cabos se concentró la mayor inversión turística y pluralidad de hoteles.

Hoy en día existe un inventario aproximado de 18,000 cuartos de hotel en servicio, más los proyectos en construcción pronosticados hasta el año 2021. Algunos de los nombres de cadenas hoteleras o grupos de inversión que incursionarán en Los Cabos son reservados y la difusión de sus planes se mantiene en mesas de negociación.

Es un hecho que el número de habitaciones es fácilmente superado por otros destinos en el país y en el extranjero. Allí es donde está el secreto y encanto de Los Cabos, hay hoteles boutique y grandes desarrollos, las firmas que han invertido en esta área, tienen un tamaño promedio en el hotel de entre 200 y 300 habitaciones.

Dondequiera que mires, la magia se expresa en acantilados, playas doradas, tonos oceánicos que van desde el verde hasta el azul profundo, vegetación contrastante y puestas de sol multicolores.

One&Only Palmilla se ha mantenido como el complejo icónico de lujo en Los Cabos, con un espectacular servicio que ha sobrepasado los tiempos con grandes inversiones en remodelación. Otras construcciones de estilo californiano están siendo substituidas por proyectos de afamados arquitectos a nivel mundial, donde destacan las grandes y espectaculares recepciones, pasillos con fuentes decorativas, impresionantes vistas, habitaciones contemporáneas, y materiales de construcción provenientes de varios rincones del mundo. Un ejemplo es el emblemático hotel Twin Dolphin de los años 70, que fue totalmente demolido para dar paso al nuevo proyecto Montage.

Es importante destacar que el desarrollo turístico comprende diferentes áreas de desarrollo como Cabo del Este, Puerto Los Cabos, San José del Cabo, Corredor Turístico, Cabo San Lucas, y el Corredor Turístico hacia Todos Santos, estas zonas tendrán un dinámico crecimiento inmobiliario y comercial en corto y mediano plazo.

Otros destinos en el mundo han sufrido este efecto y México no ha sido la excepción, Los Cabos ha permanecido como un solo destino, pero las distancias empiezan a ser un tema que debe ser considerado con todo cuidado en su planeación estratégica de mediano y largo plazo. No obstante, la belleza es una sola, la magia de la que hablamos envuelve a Los Cabos en su totalidad.

En este espacio hemos hablado de todo aquello que distingue a este Estado turístico por naturaleza y vocación, donde destacan el sol y playa, el golf y la pesca, la gastronomía y el turismo alternativo. Ahora le ofrecemos una razón más para su visita: su notable, espectacular y diversa arquitectura, permítanos sorprenderle.

Compartir

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario