Parque Nacional Marítimo Bahía de Loreto

Estela Davis

Justo a las afueras de las costas de Loreto se encuentran cinco islas desérticas, así como diversos islotes. Este grupo de islas: forman parte de la reserva natural del Parque Nacional Marítimo Bahía de Loreto, oficialmente establecido por el Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del día 19 de julio de 1996.

El parque abarca una superficie de 206,581 hectáreas, donde se localizan las islas mencionadas; todas ellas forman parte del Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California. El parque está incluido en el área protegida porque las comunidades pesqueras que se encuentran en la zona tienen un gran interés en la conservación de los recursos naturales.

El objetivo general del Parque Nacional Bahía de Loreto es definir y establecer estrategias y mecanismos de manejo que permitan preservar los recursos naturales renovables y no renovables, y la restauración de ambientes críticos, a la vez que se promueve el desarrollo social de las comunidades asentadas en el área.

 

Por otro lado, el ambiente de la zona se caracteriza por un alto grado de especies endémicas de plantas, insectos, arácnidos, reptiles y mamíferos. Existe una complementariedad en el esquema de protección, ya que están resguardados tanto las islas como el mar que las circunda.

 

ISLA CORONADO

La Isla Coronado está formada por un gran cono volcánico que alcanza 283 metros sobre el nivel del mar. Se localiza a 11 kilómetros al noroeste de Isla del Carmen y a 3.5 de la península. Tiene 3 kilómetros de largo por 2.5 de ancho. El área total es de 8.5 kilómetros cuadrados. Desde Loreto el viaje en lancha de motor es de unos 30 minutos.

Es considerada una de las islas más bellas de Baja California. En su parte norte existen unas formaciones rocosas de gran atractivo, donde se pueden apreciar numerosas colonias de lobos marinos, delfines y una diversidad de aves en el que predominan los pelícanos.

En la parte inferior de la isla, frente a la costa de tierra firme, hay una larga ensenada de singular belleza en forma de península. El pálido verde-azul del agua que baña la arena color marfil, ofrece una excepcional oportunidad para la práctica de los deportes de playa como nadar, remar, bucear, esnórquel, kayak o simplemente tomar el sol en la playa.

Para comodidad de los visitantes, el Parque Nacional autorizó la construcción de dos palapas que funcionan para proporcionar sombra. Asimismo, y como una opción para los turistas que gustan del senderismo, los pescadores loretanos han construido una vereda que recorre la isla y sube hasta la parte más alta de la montaña donde se puede observar el cráter de lo que fuera el volcán.

Para la protección y seguridad del parque marino, las regulaciones prohíben acampar durante la noche en la isla y las fogatas.

Boletín

Recibe nuestras noticias

Ingrese su correo electrónico

Añadir Comentario