Así Comenzó la aventura

Abelardo L. Rodriguez & Lucille Bremer

Pocos días después de su boda el 31 de julio 1948, los recién casados ​​volaron a La Paz. Mi padre nunca consideró las consecuencias de llevar a su glamorosa novia, acostumbrada a la opulencia de Beverly Hills, a un pequeño hotel en los trópicos en agosto, cuando el calor opresivo estaba en su peor momento. Pero como lo describió mi padre, la compostura de mi madre en el Hotel La Perla mientras Las Cruces estaba en construcción, fue notable. Al expresar sus preocupaciones sobre su felicidad, ella le dijo que la geografía no importaba, que con él sería feliz en cualquier lugar.

La construcción de un centro turístico hace 70 años requería importar la mayoría de los materiales de construcción de México o Estados Unidos, los trabajadores calificados eran casi inexistentes. El complejo tenía que incluir pozos de agua, sistemas de distribución de agua, una planta de energía y líneas de transmisión, una pista de aterrizaje de tres mil pies, un puerto deportivo y un muelle. Mi padre era el arquitecto, el paisajista, el decorador, el capataz y el piloto.

Nada de esto hubiera sido posible sin la visión clara de mi padre, la energía infinita y el arduo trabajo, amor y apoyo de mi madre en asegurarse de que nuestros invitados fueran atendidos adecuadamente. Ella enseñó pacientemente la etiqueta necesaria a los empleados. Su atención a cada detalle para complacer a los huéspedes nunca pasó desapercibida. Su amabilidad, gracia y belleza cautivó a todos los que visitaron Las Cruces.

Rancho Las Cruces se inauguró en 1950, se convirtió en un encantador y lujoso resort que atendía a celebridades y dignatarios. Este fue el comienzo del negocio turístico en Baja California Sur.

Juntos, mis padres daban la bienvenida y ayudaban a descubrir la misteriosa belleza de Baja California Sur. Allanaron el camino para que todos disfruten y prosperen en la tierra que no hace mucho tiempo era extranjera e inaccesible para la mayoría.

Añadir Comentario