El ser humano por naturaleza se desplaza, se mueve, viaja y como en todo, existen condiciones fijas y condiciones variables. Hoy en día, todas las plataformas de comunicación sean físicas o virtuales empiezan a conceptualizar el tema de los viajes de un modo que hace apenas unos meses no imaginábamos.

Es interesante como se hace especial énfasis en espacios al aire libre, evitar confinamientos y largos desplazamientos en medios de transporte cerrados.  Si bien hay medios de transporte que verán una recuperación más lenta como los cruceros o vuelos de largas distancias, hay otros que se verán notablemente beneficiados por una recuperación y aceptación a más corto plazo.

La reconexión con la naturaleza y la sensación de un mayor valor por el dinero son tendencias innegables para el futuro cercano. El turista en su planeación de viaje será más flexible, difícilmente hará reservaciones demasiado estructuradas o rígidas, la transparencia formará parte del catálogo de condiciones para el nuevo viajero. Si bien el turismo es un círculo virtuoso, y es claro que la crisis actual no es de carácter financiero, sí tiene un impacto importante en las finanzas personales, por lo que es previsible una exhaustiva revisión en la inversión del viaje deseado.

Se percibe una mayor aceptación al medio ambiente, con un alto sentido de responsabilidad y sustentabilidad; desarrollar nuevas actividades en destinos menos conocidos donde haya programas de apoyo a comunidades rurales o remotas, de apreciación y convivencia.

Es indiscutible que este confinamiento le ha dado al medio ambiente un gran respiro que permitió la regeneración de especies animales, bosques y microclimas, mejor calidad del aire, de ríos y mares. Hay un marcado rechazo a lo contaminante, al tráfico vehicular, al humo y residuos tóxicos.

El deseo de viajar no decae ni ha decaído, al contrario, está presente más que nunca con otras condiciones con más orden, limpieza y simplicidad, con una franca orientación para complacer todos los sentidos.

Dicho esto, la gastronomía será sin lugar a duda un factor de decisión en la planeación del viaje. Donde recorrer comunidades, pueblos, y pequeños espacios se conviertan en el nuevo souvenir, en el nuevo recuerdo y el deseo de replicarlo en casa.

La transición de lo local a lo lejano se irá dando, pero es un nicho de oportunidad para siempre conocer lo que se tiene más a la mano. En las encuestas ha habido una marcada tendencia global a practicar el senderismo, ciclismo, campismo, actividades de turismo alternativo con amigos o familia.

Hay muchísimo material alrededor del tema de viajes, esta pausa ha abierto nuevos horizontes, esperando que la limpieza, la higiene, la prevención y el cuidado colectivo hagan lo suyo para poder explorarlos.

Cabe resaltar que la península de Baja California Sur es un verdadero oasis turístico en toda la extensión de la palabra. Todo lo anterior pudiera convertirse en el escenario perfecto para su próximo viaje de reconexión. En el siguiente mapa mostramos solo unas ideas.

Añadir Comentario