Descubriendo Baja California Sur

La península de Baja California Sur capturó el interés en siglos pasados y está presente en la historia de la humanidad. ¿Sabes por qué? El día de hoy, viajaremos juntos por el tiempo para descubrirlo.

  1. Origen del nombre

1510 – En España, se publicaron las novelas de las Sergas de Esplandián, donde se usa por primera vez la palabra “California” explica que es una isla rica en minerales y era gobernada por una reina llamada Calafia.

Una segunda versión del nombre, fueron las primeras palabras Calida Fórnax, pronunciadas por Hernán Cortés para describir el lugar.

  1. Datos históricos

1765 – El visitador español general José Bernardo de Gálvez y Gallardo realizó cambios extremos en la península, dividiendo el territorio en norte y sur, además de hacer lo necesario para lograr que expulsaran a los misioneros jesuitas. Sin embargo, produjo que el territorio tuviera más presencia nacional, debido a los buenos márgenes económicos que presentaba.

1846 – Etapa de la intervención norteamericana:  los soldados estadounidenses hacieron un bloqueo a la península de Baja California, aislándola del resto de la República, con el objetivo de anexarla a los Estados Unidos de América, pero perdieron la batalla.

1870 – El geólogo francés Cumenge, informó a Europa sobre las enormes posibilidades de explotar el cobre en Santa Rosalía. Posteriormente, se crearon las minas. Gracias esto, los periódicos de Estados Unidos ofrecían tierras gratis a los colonos en Bahía Magdalena.

1891 – Quon Ley Yuen, empresario de origen chino, estableció en La Paz la primera fábrica de calzado, llamada “La Primavera”.

  1. Modernidad

1955 – William C. Massey, investigador de la Universidad de California encontró en la región de Los Cabos estructuras óseas de setenta indígenas pericúes en 43 tumbas.

1983 – Isabel II, reina de Inglaterra, junto a su esposo, el príncipe Felipe de Edimburgo, realizaron un viaje a la cuidad de La Paz, Baja California Sur. Se dice que la perla en su corona fue sacada de aguas paceñas. ¡No olvides preguntar esa leyenda!

Sorprendente, ¿no?

Añadir Comentario